Berlín, guía kid-friendly

Estas vacaciones de semana santa nos escapamos unos días a Berlín y la verdad es que nos sorprendió gratamente el ambientazo underground de la capital alemana.

En realidad, en Berlín no encontrarás grandes monumentos preciosos como el coliseo o la torre Eiffel. En cambio es una ciudad histórica y con una gran oferta cultural, donde se puede aprender mucho sobre los capítulos más horribles e importantes de nuestra historia reciente.

Aun así, nosotros decidimos no adentrarnos en las atrocidades de la era Hitler y en cambio optamos por ver y disfrutar el lado más kid-friendly de la ciudad.

Nuestros imprescidibles

Para esta ocasión nos alojamos en un hotel familiar: Schulz Hotel Berlin Wall, que se encontraba justo en frente de la estación de trenes de Ostbahnhof  y al lado de la famosa East side galery. 

El famoso muro de Berlín, que separó a la Alemania capitalista de la comunista durante 28 años, es la galería de arte al aire libre más famosa del mundo, con más de 100 obras de artistas de todo el mundo.

La primera mañana en la ciudad la dedicamos a ver lo “turísticamente imprescindible”: la puerta de Brandenburg, el memorial al Holocausto, Alexanderplatz, la catedral, la torre de la televisión y el Reichstag, entre otros.

Sin embargo, si de algo disfrutamos a conciencia fue de los maravillosos parques que tiene esta ciudad, casi en cada manzana podemos encontrar un espacio verde con su respectiva zona de juegos. Son todos de arena, con zonas de juego muy chulas y de materiales ecológicos.

Os dejo una lista de nuestros preferidos:

Tiergarten: es uno de los parques más grandes y céntricos de la ciudad. Sería el equivalente al central park neoyorkino.

Helmholzplatz: en el barrio de Prenzlauer Berg, en este parque hay un kínder café para los niños muy chulo.

Mauerpark: también en el barrio de Prenzlauer Berg. Los domingos montan un mercadillo vintage y foodtrucks muy recomendable.

Theodor- Wolff: este parque es el de las fotografías y sin duda uno de mis preferidos. Seguro que os suena mucho a l@s fans de sense 8 y Wolfgang.

Viktoriapark: en este parque podemos encontrar cascadas de agua y unas vistas panorámicas de la ciudad.

Hay muchísimos más, pero estos fueron los que nos dio tiempo a visitar en 3 días y medio.

El verdadero planazo de la escapada  fue pasar el domingo en el barrio de Prenzlauer Berg. Es el barrio con la tasa de natalidad más alta de toda Europa y eso sin duda se nota. Edificios multicolor, flores por todos lados, bicicletas con sillín, tiendas infantiles y un montón de cafeterías bonitas y kids-friendly.

La mañana la dedicamos a pasear por el mercadillo vintage de Mauenpark y a disfrutar de sus parques.

Por la tarde fuimos a pasar un rato divertido al MACHmitt, una antigua iglesia reconvertida en museo para niños, donde disfrutar en espacios de juego simbólico súper realistas, perderse en su laberinto de madera gigante y hacer todo tipo de manualidades como estampar sellos en telas y decorar huevos de pascua.

La entrada vale 7€ y los niños pagan a partir de los 3 años.

¡Hacernos fotos en todos los photoautomat que hay repartidos por la ciudad fue otro de nuestros grandes pasatiempos!

¿Os pasa que cuando viajáis adoptáis alguna costumbre que no es la habitual en vuestra rutina diaria, pero en ese lugar la hacéis vuestra?

Nosotros sí. Y en Berlín nuestra tradición fue esperar todos los días el atardecer sentados frente al río, mientras escuchábamos música callejera  y contábamos la cantidad de cerveza que puede beber la gente en una hora. XD

Super recomendable darse una vuelta por estos dos espacios culturales, con un rollo undeground muy molón: el Holzmarkt y el Yamm. Ambos están muy cerca el uno del otro y se encuentran frente al río. (Cerca de la East side Gallery)

Para rematar la visita y si vuestres hijes son fans de los dinosaurios os recomiendo que no os perdáis el Museo de Historia Natural (Naturkunde) donde se encuentran los esqueletos de dinosaurios más grandes del mundo. ¡Y además la entrada para ellos es free!

Esto es lo más destacable de nuestra visita a la capital alemana, espero que os haya gustado y que os animéis a visitarla.

Un abrazo,