INMORTALIZAR RECUERDOS

¿Si tu casa se incendia que rescatarías antes de salir de ella?

Obvio que ante esta pregunta lo primero que respondes es a tus seres queridos, familiares y mascotas. Pero centrándonos únicamente en las cosas materiales, yo tengo claro que sólo rescataría fotografías y dispositivos de almacenaje de fotos y vídeos. Ya esta. Nada más. Son la única cosa material o tangible por las que siento apego.

Los seres humanos (nos) tomamos fotografías por muchos y distintos motivos; para ayudar a la memoria a rememorar algo, por miedo a olvidar, para ser recordados, para ver en nosotr@s y en los que queremos el paso del tiempo, para apoyar nuestra historia…

Muchas otras personas dicen que mientras estamos haciendo fotografías nos estamos perdiendo el vivir el momento en el preciso instante en el que esta pasando. Puede que esto sea verdad, si nuestro propósito es documentar de forma excesiva un momento o acontecimiento. Pero en mi opinión, si por lo general sacas una foto en un instante mágico y lo inmortalizas, lo vives en el momento en el que sucede y posteriormente, cada vez que vuelves a rescatar esa captura.

Por eso, desde que nos convertimos en familia en 2016, todos los años nos regalamos una sesión de fotografía profesional, para que sean otros los que nos capturan, en la mayoría de ocasiones en nuestro entorno más cotidiano. Hemos inmortalizado momentos en familia en nuestro pueblo natal, dando un paseo de otoño por el parque, un día de navidad en casa, haciendo un picnic un día de primavera y en esta última ocasión, nos hemos retratado en un momento muy importante y dulce para nuestra familia: la espera de un nuevo miembro que viene a revolucionarlo todo un poquito más. 😉

 Para esta ocasión, teníamos claro que queríamos contar con la profesionalidad de Tamy de Wonderstory films. La conocimos el año anterior cuando nos hizo un reportaje de vídeo familiar que nos conquistó para siempre. Justo  este año había lanzado unos nuevos packs especiales de embarazo + sesión new born, ( es un pack que combina  sesión de fotos más un vídeo) y ¡lo cogimos sin pensarlo!

Si os interesa ver más trabajos de Wonderstory,  aquí os dejo el enlace a algunas de sus  sesiones de fotos embarazo

A Tamy, como os contaba, la conocimos precisamente haciendo un vídeo familiar cotidiano de un día cualquiera de nuestras vidas; lleno de juegos en casa y un posterior paseo veraniego por la montaña al caer la tarde. Creedme si os digo que este vídeo, lo podéis ver aquí , me emociona tanto o más que el vídeo de nuestra boda, que fue uno de los días mas felices de nuestra vida. Y es que ese es el mayor reclamo de WonderStory, ¿a caso no merece un día familiar cualquiera ser inmortalizado para siempre,  como lo es un acontecimiento de mayor relevancia? …

Desde mi punto de vista, ya os digo que la respuesta es un SI rotundo. Es un recuerdo de esos que se revalorizan, cuanto más tiempo pasa, más valor sentimental tiene.

Y a vosotres, ¿os gusta inmortalizar momentos familiares tanto como a mi?

Un abrazo!